Recetas con foie

Las mejores recetas con foie, paso a paso

Cómo hacer micuit de pato

Micuit literalmente se traduce como medio cocinado, lo que quiere decir que es el foie (hígado fresco) ligeramente cocido, y generalmente se une en una pieza y se enfría antes de servir.

El mejor foie es el foie gras de canard (de pato), ya que tiene un sabor más rico e intenso, y aguanta mejor el calor que el foie gras de ganso u oca.

Cómo hacer micuit de pato

Este micuit se puede comer solo, untado en pan, en una hamburguesa, o acompañarlo de otros ingredientes, como cebolla caramelizada o compota de manzana.

Ingredientes de la marinada

  • 2 cucharadas de aguardiente
  • 1 cucharadita de vinagre
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 1 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de pimienta negra molida
  • Una generosa pizca de especias variadas

Método de elaboración

Antes de preparar el foie, dejamos que se atempere a temperatura ambiente. Separamos los dos lóbulos del foie, y eliminamos todas las venas. Lo ideal es que los dos lóbulos se mantengan lo más intactos posible, aunque lo más probable es que al desvenarlo se acabe rompiendo en pedazos.

A medida que vayamos retirando las venas, vamos colocando las piezas de foie limpio en un recipiente con agua salada helada. Tenemos que dejar el foie desvenado en el agua fría durante 30-60 minutos.

Lo escurrimos bien y después lo marinamos con la marinada durante varias horas en el frigorífico. Precalentamos el horno a 90 ºC. Escurrimos la marinada y lo ponemos en una fuente apta para el horno, para que se cocine durante 20 minutos.

Una vez asado, cogemos los trozos de foie, escurriendo la mayor parte de la grasa derretida, y los colocamos en una terrina pequeña, empaquetándolos firmemente.

Una vez que la terrina esté llena, la cubrimos con film y la ponemos en la nevera aplastándola con un objeto pesado para que quede firme. Ten la precaución de poner un plato debajo de la terrina para que recoja la grasa que se salga con el peso. Hay que dejar la terrina en la nevera durante 4 días antes de desmoldarla.

El resultado final es fantástico. Un sabor delicioso, una textura suntuosa que se derrite en la boca.

Notas

Puedes utilizar foie congelado, pues no afecta al sabor final.

Después de la cocción, el peso y el volumen del foie disminuirá considerablemente. Esto no es por la calidad del foie gras, y es algo que no se puede predecir fácilmente.

La grasa resultante de la cocción la puedes utilizar para cocinar otros ingredientes, como patatas asadas al horno o verterlo por encima de una parrillada de verduras.